Grapadoras de sobremesa

La oficina no está completa si no contamos con una buena grapadora de sobremesa. Esta herramienta de escritorio facilita el orden de papeles y documentos gracias a su fácil manejo y a que siempre está ahí cuando más la necesitamos.

Las grapadoras de sobremesa más populares:

La grapadora de escritorio: 

Ocupa un lugar privilegiado entre las grapadoras de oficina. Es sin duda una de las más populares, y está a medio camino entre las grapadoras de bolsillo y las grapadoras de tenazas, siendo menos voluminosa que las grapadoras de gran capacidad, aunque capaces de grapar volúmenes considerables de hojas. 

De hecho, podemos grapar hasta 30 hojas sin mucho esfuerzo, lo que será una excusa perfecta para mantener nuestro escritorio ordenado y libre de papeles sueltos. 

¿En qué se caracterizan estas grapadoras de sobremesa? 

Aunque cada modelo es distinto, la mayoría se caracteriza por: 

  • Estructura metálica, con carcasa plástica de diferentes colores 
  • Posee un yunque giratorio para el grapado abierto o cerrado 
  • Banda antideslizante en la parte inferior 
  • Peso promedio: 220 gramos 
  • Dimensiones promedio: 20 cm de largo x 6 cm de alto x 4 cm de ancho 
  • Número máximo de hojas a grapar: 30 hojas 
  • Mecanismo de recarga en la parte superior 
  • Grapado abierto o cerrado, a gusto del usuario 

¿Qué tipo de grapas utilizan las grapadoras de sobremesa? 

Las grapas que acostumbran a utilizar son las siguientes: 

  • 22/6, 24/6 y 26/6 (cuando la profundidad de grapado que necesitamos es aproximadamente 61 mm) 
  • 24/6 y 26/6 (cuando la profundidad de grapado que necesitamos es aproximadamente 82 mm) 

¿Cómo funcionan las grapadoras de escritorio? 

Cuentan con un sistema de grapado plano, lo cual permite grapar de forma segura y estable la cantidad de hojas que deseemos, aunque fijando como límite lo que recomiende el fabricante. Como siempre están apoyadas sobre la mesa, basta con ordenar las hojas, alinear las esquinas y colocarlas en el yunque giratorio. Con la otra mano aplicamos presión sobre el brazo movible de la grapadora haciendo palanca y listo. 

Esta grapadora no solo funciona como una pinza o alicate, también puede ser abierta para fijar carteles o papeles en una cartelera o corcho cómodamente, lo que la hace realmente polivalente. 

¿Qué ventajas tienen estas grapadoras? 

Esta grapadora es muy popular en oficinas y escuelas, principalmente por lo siguiente: 

  • Diseño compacto y ergonómico 
  • Fácil de usar 
  • Es ideal para utilizarla en un escritorio 
  • Posee una banda de caucho antideslizante 
  • Peso ligero 
  • Alta resistencia y durabilidad 

¿Qué opiniones tienen los usuarios de estas grapadoras? 

Los comentarios favorables de los usuarios se enfocan en su facilidad de uso, pequeño tamaño y peso ligero. Este tipo de grapadora es una herramienta muy útil tanto en la oficina como en casa, aunque solo si necesitas grapar alrededor de 30 hojas como máximo. Además, los usuarios comentan que su precio es bastante económico y que existe una gran variedad de modelos en el mercado. 

Otro aspecto que suelen destacar es que realizan grapados precisos y sin requerir grandes esfuerzos, sujetan muy bien las hojas y su uso prolongado no afecta a las manos o las muñecas. Por otro lado, la posibilidad de abrir la grapadora para fijar papeles o carteles en superficies verticales es un plus que le confiere mayor versatilidad. 

Finalmente, el aspecto menos favorecedor es que las grapas pueden trabarse, por lo que es necesario abrir la cámara de recarga y retirar la grapa defectuosa, aunque lo cierto es que esto nos puede pasar con cualquier tipo de grapadora. Por ello es importante usar las grapas recomendadas por el fabricante y no exceder el número máximo de hojas que puede grapar.