Grapadoras eléctricas de oficina

Las grapadoras de oficina eléctricas son tu aliado perfecto a la hora de grapar grandes volúmenes de hojas. Anteriormente, si querías grapar muchos folios debías acudir a una papelería o utilizar máquinas muy aparatosas que requerían grandes esfuerzos y una gran destreza para no equivocarte en el lugar donde colocar la grapa. Ahora todo esto es mucho más fácil gracias a las grapadoras eléctrcias de papel.

En este artículo te explicamos todo lo que debes saber para acertar en la compra de tu grapadora eléctrica de oficina.

Mejores grapadoras eléctricas de oficina del mercado

Por demanda popular, hemos decidido crear un apartado con los análisis de las mejores grapadoras de la actualidad para usar en la oficina. Elegir la mejor es todo un arte, y por eso queremos ayudarte y que no se te escape nada. Nosotros te informamos aportando toda nuestra experiencia trabajando con este tipo de herramientas para que tu puedas tomar la mejor decisión en el momento de comprarla.

 

 

¿Qué debo saber antes de comprar mi grapadora de papel eléctrica? GUÍA 2018

Aunque la función básica de la grapadora eléctrica de oficina es el grapado automático de hojas de papel, existen algunas cuestiones que te recomendamos que tengas en cuenta antes de elegir tu grapadora.

  • ¿Pilas o cable? Las dos opciones tienen grandes ventajas, aunque queremos advertirte de las implicaciones de elegir cada una de ellas para que puedas decidir mejor cuál se adapta a ti. Las grapadoras inalámbricas o con pilas son portátiles y pueden transportarse a cualquier lugar con facilidad. Es útil para oficinas en caso de necesitar compartirla entre varios compañeros. Sin embargo, cuando se empiecen a gastar las pilas la fuerza de grapado disminuirá. Las grapadoras de cable, en cambio, mantienen siempre la misma intensidad, aunque no pueden transportarse tan fácilmente. Recientemente algunos modelos están incluyendo las dos opciones, permitiendo trabajar tanto con pilas como con adaptador de corriente.
  • Guía LED. Algunos modelos de incorporan un pequeño puntero LED que indica el lugar donde se insertará la grapa. Esto es muy útil para realizar grapados de calidad y precisión aun cuando estamos grapando una gran cantidad de hojas.
  • Tamaño y peso. La mayoría de grapadoras de oficina eléctricas tienen un tamaño de unos 25 x 12 x 9 cm y un peso de 1,5 kg aproximadamente. En el caso de las grapadoras eléctricas inalámbricas sería recomendable optar por una compacta y cuyo peso no excediera los 1,5 kg.
  • Capacidad de grapado. La mayoría de estas grapadoras puede asumir entre 20 y 50 hojas por grapado. Sin embargo, algunos modelos pueden alcanzar hasta las 70 hojas de 80 g/m2. Esto es algo que deberás tener en cuenta, ya que que determinará el máximo de hojas por grapa.
  • Profundidad de grapado. Este punto está muy ligado al anterior. Dependiendo del número de hojas que deseemos grapar necesitaremos alcanzar unas determinadas profundidades de grapado. Lo más habitual son 10 milímetros, aunque algunas grapadoras de oficina alcanzan hasta los 85 milímetros, siendo la mayoría de grapado cerrado. La mayoría de grapadoras tienen profundidad de grapado ajustable, aunque deberemos fijarnos en los límites. Los tipos de grapas de metal más habituales son: 22/6, 24/6 y 26/6.
  • Modalidades de grapado. Algunos modelos incluyen dos modalidades de grapado: el automático y el manual. Para poder grapar manualmente solamente hay que desactivar el grapado automática y convertiremos nuestra grapadora en una grapadora manual convencional. Esto es útil en caso de no tener una toma de corriente cerca o en caso de que se le acabe la batería a nuestra grapadora portátil.
  • Base antideslizante. Esta característica está infravalorada por su sencillez, aunque es realmente útil. Algunos modelos incorporan una superficie de goma en su base, mientras que otros disponen de un par de ventosas. En cualquier caso, son una ayuda perfecta para conseguir un grapado firme y preciso.
  • Visor de protección. Para evitar cualquier incidente que pueda derivarse de la rotura de una grapa, algunas grapadoras incorporan un pequeño visor transparente que evita que salten los pequeños trozos de metal que puedan desprenderse.
  • Cargador antiatasco y fácil de recargar. Prácticamente todas las grapadoras modernas incluyen grandes compartimentos de carga con capacidad para grapas de diferentes tipos y tamaños. Es proceso de carga debería ser sencillo y diseñado para evitar los molestos atascos.

¿Qué ventajas tiene una grapadora eléctrica frente a una manual?

Las grapadoras eléctricas son una herramienta que cualquier despacho debe tener. Sus ventajas sobre una grapadora manual son evidentes, aunque hemos querido hacer un resumen por aún te queda alguna duda sobre su eficacia:

  • Más rápido. La velocidad de grapado de estas grapadoras es inigualable. Su facilidad de uso te permitirá grapar cientos de hojas en pocos minutos con unos niveles de calidad altísimos.
  • Mayor capacidad. Estas grapadoras están diseñadas para asumir unos volúmenes de hojas muy grandes grandes, superando las 80 en algunos casos. Una buena grapadora de oficina te permitirá grapar papeles, cartulinas o incluso cartón con una sola grapa.
  • Mejor calidad. Las grapadoras eléctricas permiten realizar grapados de gran calidad gracias a su firmeza y estabilidad. Para realizar grapados de precisión, perfectos y uniformes, no lo dudes: lo mejor es una grapadora eléctrica.