Grapadoras para tapizar y bricolaje en general

Como amantes de las grapadoras que somos, no podía faltar en nuestra web una guía completa y actualizada sobre las mejores grapadoras para tapizar.

Estas fantásticas herramientas han sido diseñadas para llevar a cabo trabajos de bricolaje tanto caseros como profesionales donde se requiera una fijación firme del tejido utilizado mediante grapas.

En esta guía te explicaremos todo lo que debes saber antes de comprar tu grapadora para tapizar.

 

 

¿Qué tipos de grapadoras de tapizar existen?

Actualmente podemos encontrar varios tipos:

  • Grapadoras manuales para tapizar: Son las grapadoras más sencillas que podemos encontrar para realizar labores de tapicería. Son baratas y fáciles de usar e ideales para alguien que empieza en este mundo. Disponen de una empuñadura prominente que permite cogerlas con firmeza y hacer esfuerzo cómodamente. Tienen una capacidad de clavado que puede alcanzar los 3 cm fácilmente. Su principal ventaja es que son portátiles y no requieren fuente de alimentación eléctrica.
  • Grapadoras eléctricas para tapizar: Son las grapadoras de tapicería más comunes. Son relativamente económicas y son un aliado perfecto para este tipo de laborales. Con solo apretar un botón podemos fijar una grapa, y esto, a la larga, se agradece. Existen modelos con cable y modelos con batería. Lo bueno de las grapadores con cable es que siempre mantienen la misma intensidad de grapado, mientras que las inalámbricas pueden perderla cuando su batería está próxima a agotarse. Lo bueno de las inalámbricas es que no podemos movernos con total libertad.
  • Grapadoras neumáticas: Las grapadoras neumáticas son herramientas profesionales que se acostumbran a utilizar para fijar materiales muy duros y de gran espesor. Son capaces de clavar grapas de hasta 8 cm de profundidad y su intensidad de grapado es enorme.

¿Para qué trabajos puedo utilizar mi grapadora?

Texto 1

Aunque este tipo de grapadoras se conocen como grapadoras de tapicería, lo cierto es que también pueden destinarse a muchos otros usos. Lo habitual es utilizarlas para fijar telas, tablas de madera o cartón a superficios como yeso, madera o incluso ladrillo.

Sin embargo, estas grapadoras te servirán para cualquier otro trabajo o manualidad en la que necesites fijar algún material mediante grapas.

Las mejores marcas de grapadoras para tapicería son: Bosch, Einhell, Black&Decker, Makita, Parkside o Practyl.

¿Cómo funciona una grapadora eléctrica para tapizar?

Utilizar una grapadora eléctrica o neumática es muy sencillo. Es prácticamente igual que una manual, aunque sí que tienes que tener en cuenta algunas cuestiones de seguridad como:

  • No manipular el compartimento de carga de grapas mientras la máquina está encendida o enchufada.
  • No dirigir nunca la grapadora hacia arriba, para evitar que pueda saltar una grapa a la cara. Es recomendable utilizar gafas protectoras.
  • Bloquear o apagar siempre la grapadora cuando no se esté utilizando.

¿Cómo lo hago para tapizar mis propios muebles?

Antes de nada, vamos a hacer un repaso de lo que necesitas para poder tapizar tus propios muebles. Para este ejemplo vamos a utilizar los materiales necesarios para tapizar una silla:

  • La tela o tejido que deseas utilizar en el asiento
  • Tijeras
  • Espuma para el interior del asiento
  • Tiza para marcar el contorno del asiento sobre la tela
  • Grapadora para tapizar

Muy bien, ahora ya podemos empezar a tapizar nuestra silla:

  1. En primeir lugar, debes retirar el tapizado anterior. En el momento de retirarlo, fíjate en cómo estaba fijado a la silla. Tal vez pueda darte alguna idea para cuando tengas que tapizarlo tú. A veces conviene hacer alguna foto…
  2. Coge el trozo de espuma y preséntalo encima del asiento.
  3. Coloca la tela encima de la espuma y seguidamente marca con una tiza el contorno del asiento de forma que quede un margen de 5 cm de más. Debes dejar un margen suficiente para más adelante poder grapar la tela a la base de la silla.

Algunos consejos:

  • Respeta una distancia de unos 2 cm entre grapa y grapa.
  • En los bordes y en zonas redondeadas, sitúa las grapas más juntas, para evitar dobleces.
  • Procura tensar la tela antes de grapar, aunque no la tenses demasiado o podría rasgarse fácilmente al sentarse.
  • Procura colocar la tela recta antes de grapar. A veces la posición de la tela puede depender de la fuerza que hagas o de las grapas que ya has colocado. Intenta imaginarte cómo quedará el tapizado antes de grapar para evitar arrugas.
  • En función del tipo de tela, puede interesarte colocar tachuelas entre grapa y grapa. Con el cuero, por ejemplo, es una práctica habitual.

Dicho esto, a continuación te mostramos un vídeo donde se explica paso a paso el proceso de tapizado. Puedes seguir este ejemplo para tapizar tus propios muebles:

Ya sabes, ya puedes empezar a tapizar taburetes, sillas, cabeceros de cama e incluso sofás. ¡No hay límites!