Tipos de grapas

Las grapadoras, por sí solas, no sirven de mucho más que de pisapapeles si no disponemos de las grapas adecuadas para grapar todo aquello que se nos ponga por delante. Uno de los principales problemas a los que se enfrentan los usuarios de grapadoras primerizos es conocer los distintos tipos de grapas que existen.

En este artículo vamos a explicarte qué tipos de grapas podemos encontrar, en qué tipo de grapadoras podemos utilizarlas y, además, cómo interpretar los dichosos numeritos que aparecen en la caja de las grapas y que nadie entiende nunca 🙂

Tipos de grapadoras y sus grapas

Lo más recomendable para elegir el tipo de grapa adecuado para nuestra máquina es mirar en la documentación del fabricante. Cada grapadora está preparada para trabajar con un tipo de grapas específico, y dentro de cada tipo, con un rango de tamaños concreto.

A continuación puedes ver un resumen de las tipologías de grapas más utilizadas por cada familia de grapadoras:

Tipo de grapadora
Tipo de grapa
Grapadora eléctrica Grapas grandes (21/22/23)
Grapadora manual Grapas de alambre fino o grapas largas
Enclavadoras o clavadoras Clavos con y sin cabeza
Grapadora neumática Grapas de alambre ancho

Una pista (poco técnica) que nos indicará si estamos usando las grapas correctas es si somos capaces de recargar el carril de carga de grapas. Si no cabe, está claro que no debemos usarlas. Nunca debemos forzar la carga, ya que podemos romper el mecanismo de disparo.

¿Qué tipos de grapas existen?

En el mercado podrás encontrar diferentes tipos de grapas. Normalmente, existe un tipo de grapa para cada grapadora, aunque muchas grapadoras pueden trabajar con más de un tipo.

Es importante diferenciar:

  1. Forma y función de la grapa
  2. Tamaño de las grapas

Cuando elijamos un tipo de grapa para nuestra grapadora, deberemos tener en cuenta los dos parámetros anteriores.

1. Forma y función de la grapa:

En el mercado podemos encontrar diferentes tipos de grapas según su tamaño y finalidad. Las más comunes son las siguientes:

  • Grapas de oficina o bricolaje (la grapa común)
  • Grapas de alambre plano
  • Grapas de alambre fino
  • Grapas de lomo estrecho
  • Grapas corrugadas
  • Grapas curvas
  • Grapas curvas tipo corazón (con forma de alicate)
  • Grapas de acero inoxidable
  • Clavos con cabeza
  • Clavos sin cabeza

(más adelante te explicamos para qué sirve cada una)

2. Tamaño de la grapa: ¿Qué significan los números en la medida de una grapa?

Tomaremos como ejemplo una grapa tipo 22/10.

  • El primer valor corresponde al grosor de la grapa.
  • El segundo valor corresponde a la longitud de la pata de la grapa, que nos indicará la profundidad de clavado.

El segundo valor (en este caso el 10) está expresado en milímetros. Por tanto, la grapa del ejemplo nos permitirá clavar a 10 milímetros de profundidad.

Sin embargo, el primer valor no está expresado ni en pulgadas ni en milímetros. De hecho, el número se obtiene de una métrica denominada “calibre de alambre estadounidense”, o AWG por sus siglas en inglés (American Wire Gauge). La fórmula que permite obtener este valor incluye alguna que otra raíz cuadrada, así que mejor no darle muchas vueltas a cómo obtener este valor. Si quieres una tabla de conversión del primer valor a mm o pulgadas, te dejamos la tabla de conversiones de AWG aquí.

Un dato curioso es que cuanto mayor es el número del primer valor, más pequeño es el grosor de la grapa.

Algunas de las medidas más comunes son:

  • AWG 22: 0,64 mm de diámetro
  • AWG 23: 0,57 mm de diámetro
  • AWG 24: 0,51 mm de diámetro
  • AWG 26: 0,40 mm de diámetro

Por tanto, para grapas 22/10, el grosor de la grapa es de 0,64 mm de diámetro y la longitud de la pata de la grapa de 10 mm.

Los tipos de grapas más habituales:

Grapas de oficina o trabajos escolares (bricolaje)

Estas grapas están fabricadas con alambre muy fino. Permite grapar desde 2 folios hasta 210. Este tipo de grapas están galvanizadas o cobreadas. La presentación típica son las cajas de mil unidades. Tienen la forma de corchete tradicional.

Las grapas de oficina o de bricolaje más habituales tienen las siguientes presentaciones:

  • Longitud 6 y grosor 23 (23/6), es la típica grapa para sujetar entre 2 a 20 hojas o folios
  • Longitud 8 y grosor 23 (23/8), para sujetar entre 20 y 50 hojas
  • Longitud 10 y grosor 23 (23/10), para sujetar entre 50 y 70 hojas
  • Longitud 13 y grosor 23 (23/13), para sujetar entre 70 y 100 hojas
  • Longitud 15 y grosor 23 (23/15), para sujetar entre 100 y 120 hojas
  • Longitud 17 y grosor 23 (23/17), para sujetar entre 120 y 140 hojas
  • Longitud 20 y grosor 23 (23/20), para sujetar entre 140 y 170 hojas
  • Longitud 23 y grosor 23 (23/23), para sujetar entre 170 y 210 hojas

Grapas de alambre plano

Estas grapas permiten sujetar firmemente materiales livianos. Dentro de este grupo, existen las siguientes modalidades:

  • Grapas de alambre plano tipo 51: Se usan en cartones delgados, papeles, etiquetas, folios, entre otros. Este tipo de grapas son muy convenientes cuando queremos grapar superficies o materiales en donde no se requiere que el lomo de la grapa se hunda.
  • Grapas de alambre plano tipo 52: Al igual que las anteriores, son muy útiles para grapar papeles, etiquetas, cartones delgados y folios. Su resistencia es mayor al grupo anterior.
  • Grapas de alambre plano tipo 54: Son muy útiles para grapar cartones de nivel medio, papeles, etiquetas y folios numerosos; son muy resistentes.
  • Grapas de alambre plano tipo 57: Son de gran dureza y resistencia, permiten grapar cartones de densidad media, papeles y folios, con relativa facilidad y rapidez.

Grapas de alambre fino

Son las grapas más comunes que encontramos en el mercado y son empleadas básicamente en tareas escolares y bricolaje. Dentro de este grupo, podemos destacar:

  • Grapas de alambre fino tipo 53: Su uso se recomienda en superficies como tejidos finos, cartones, listones de madera delgados y telas metálicas.
  • Grapas de alambre fino tipo 58: Se usan en cartones de densidad media, tejidos finos, telas, listones de madera delgados y telas metálicas; son bastante resistentes y duraderas.
  • Grapas de alambre fino tipo 59: Se utilizan en tejidos densos, cartones de dureza media, papeles, telas metálicas y listones de madera de tamaño mediano; son de gran dureza y resistencia.

Grapas de lomo estrecho

Este tipo de grapa permiten una sujeción bastante fuerte y resistente, en la que el lomo de la grapa se hunde en la superficie quedando poco visible. Dentro de este grupo, tenemos:

  • Grapas de lomo estrecho tipo 55: Es la típica grapa recomendada para sujeción fuerte de materiales como cartones densos, listones de madera, telas metálicas, papeles y textiles.
  • Grapas de lomo estrecho tipo 55 resinificadas: Es el tipo de grapa recomendada para fijar revestimientos de paredes y techos, es la típica grapa de garra para uniones o juntas de madera de alta resistencia y durabilidad.

Grapas corrugadas

Este tipo de grapas son alambres de acero pulido que tienen forma de U o de V, y puntas afiladas en los extremos. Se emplean para sujetar alambres de púa, mallas graduadas y hexagonales colocadas sobre madera, y para la colocación de cercas perimetrales que usan alambres o mallas de acero. Este tipo de grapas tiene dos presentaciones:

  • Grapa corrugada negra: Tiene forma de U y es de color negro.
  • Grapa corrugada galvanizada: Tiene forma de U y su superficie está enteramente galvanizada.

Grapas curvas

Este tipo de grapas mide entre 10 y 25 mm, son esenciales para fijar cables a lo largo de su recorrido por las paredes. Están fabricadas de cobre, alambre y suelen estar galvanizadas. Cuando se emplean, suelen ocultar el lomo de la grapa, lo cual es muy conveniente para lograr acabados limpios y discretos.

Grapas curvas tipo corazón

Este tipo de grapas es muy conveniente para mallas de ocultación, se usan normalmente en terrazas y jardines, permiten una sujeción fuerte y son resistentes a la corrosión.

Grapas de acero inoxidable

Es la grapa convencional en forma de corchete, son bastante resistentes a las inclemencias del clima, y se usan frecuentemente en exteriores.

Clavos con cabeza

No es la típica grapa en forma de corchete, pero son de gran utilidad en trabajos de carpintería, tapicería y construcción. Tiene un alto poder de sujeción y son resistentes. Las hemos incluido porque cada vez más modelos de grapadoras eléctricas o neumáticas incluyen la opción de funcionar como clavadoras. En estos casos, nos puede interesar conocer este tipo de clavos para trabajos que puedan requerirlos.

Clavos sin cabeza

Al igual que el anterior, son de gran utilidad en trabajos de construcción, carpintería y tapicería. Como no tienen cabeza, penetran muy bien las superficies y aporta una gran sujeción.

Finalmente, es importante considerar que tu grapadora utiliza un tipo específico de grapa. Además, cada grapadora tiene un uso específico: unas son para trabajos de oficina y bricolaje, otras son para trabajos de mayor complejidad como los de carpintería, construcción y otras labores industriales. Por otro lado, también debes tomar en cuenta si tu grapadora es manual, eléctrica o neumática, este dato te permitirá el uso correcto de las grapas.

Como es de esperarse, cada grapadora trabaja con un tipo de grapa específico. Sin embargo, la función es la misma: sujetar superficies y materiales de manera firme y perdurable en el tiempo.